HAKA actividades para empresas Barcelona

Diversión y risas con tus compañeros de empresa con la danza Maiorí practicando la Haka

Las actividades para empresas también conocidas como “Team Building” son una forma que tienen las empresas de hacer que sus trabajadores se impliquen más en los objetivos de la misma, en focalizar la atención sobre ellos, haciéndolos partícipes de un momento destinado a un entrenamiento diferente. Entre las numerosas ventajas que estas actividades para empresas aportan se pueden destacar:

  • Potenciar el trabajo en equipo, un punto clave para conseguir el éxito empresarial, puesto que se consigue que cada una de las piezas de la empresa tenga en mente la misma meta, resultando muy beneficioso para el funcionamiento de la empresa.
  • Mejorar la comunicación entre los empleados, consiguiendo de esta forma crear un ambiente mucho más distendido y agradable, haciendo el día a día mucho más llevadero y sintiéndose parte de un todo.
  • Potenciar la confianza y el compañerismo.
  •  Aumentar la creatividad, se consigue aumentar la autoestima de los trabajadores, haciéndoles conscientes de sus capacidades, fomentando sus capacidades.
  • Fomentar la actividad positiva. Una actitud positiva hace a las personas mucho más felices en su vida y por consiguiente en su trabajo. Se consiguen empleados mucho más motivados y productivos.

Muchas son las opciones de “Team Building” que se pueden encontrar, pero sin lugar a dudas una de las más divertidas y eficaces consiste en practicar la Haka.

¿Qué es la Haka?

Con el nombre de Haka se conoce a una danza cuyo origen es maorí que tradicionalmente ha sido utilizada tanto como un modo de desafío para rivales como en celebraciones. Tiene su origen en el siglo XIX cuando el jefe de los Ngãti Toa consiguió salir con vida ante el acecho de una tribu rival, gracias a la ayuda de una tribu amiga. En conmemoración de este acto tan importante en la historia se compuso una danza que narra esta hazaña de supervivencia.

La Haka consiste en pisar con fuerza el suelo, sacar la lengua y dar palmadas con el cuerpo mientras se acompañan estos movimientos con un canto potente. De esta manera se consigue transmitir fuerza y unidad a los bailarines.

Gracias a la práctica de esta danza maorí se consiguen descubrir nuevas facetas de los participantes, como puede ser la capacidad de cada uno de ellos para interpretar un personaje determinado. Se consigue también tener conciencia de la fuerza interior, pudiendo superar ciertas barreras y haciendo a los bailarines capaces de superar muchos obstáculos hasta el momento insalvables.

Desde el punto de vista empresarial practicar esta danza maorí junto a los compañeros de trabajo permite mejorar la comunicación. Hace posible conocerse mejor, haciéndolos a todos partícipes de un objetivo común, potenciando la capacidad de los trabajadores para trabajar todos en equipo, para ser capaces de perseguir una meta con la acción conjunta de cada uno de ellos. Esta danza posee una gran carga emocional de manera que los trabajadores, al final de la actividad, quedan energizados, con un vínculo que hace la comunicación entre los activos de la empresa mucho más eficaz, consiguiendo una mayor productividad.