teambuilding mejora comunicacion

Haka: una danza Maorí con toda la energía que tu empresa necesita

La más popular de las danzas maoríes

El haka es una danza de origen maorí que tradicionalmente ha sido utilizada tanto para celebraciones como para desafiar a rivales en el campo de batalla. Conocida mundialmente gracias a los All Blacks, la selección de rugby neozelandesa, el haka aúna percusión corporal y canto.

Consiste en pisar enérgicamente el suelo, sacar la lengua y dar palmadas con el cuerpo acompañando a un canto potente que suele hacer referencia a los sucesos más relevantes de la historia maorí. El objetivo es transmitir fuerza y unidad a observadores y participantes.

Fue compuesta a principios del siglo XIX por el jefe de los Ngāti Toa, Te Rauparaha, mientras la tribu vivía tiempos de conflicto y persecución. El Haka es el relato de una gran hazaña de supervivencia, pues narra cómo Te Rauparaha logró salir con vida del acecho de una tribu rival gracias a la ayuda de una tribu amiga.

La efectividad del haka cuando se emplea en las empresas

Actores de cine y teatro admiten que interpretar es un viaje de autodescubrimiento. En el contexto del team building, la danza haka funciona de similar modo, pues nos ayuda a descubrir nuevas facetas de nosotros mismos y de nuestras posibilidades al interpretar un personaje.

Al poner en práctica esta danza tomamos conciencia tanto de nuestra fuerza interior, pudiendo así superar las barreras que a menudo nos autoimponemos, como de la resultante al trabajar en equipo para alcanzar un objetivo común. Y es que, al permitirnos conocernos en un contexto diferente al de nuestro espacio de trabajo reforzamos la comunicación y, en consecuencia, una simple danza termina convirtiéndose en una experiencia compartida de gran calado emocional.

Nos veremos obligados a tomar decisiones con respecto al diseño de una estrategia o a seleccionar un capitán adecuado, creando así un espacio de gestión y acción sin intermediarios.

Al final de la actividad todos quedarán energizados y establecerán un vínculo, permitiendo una comunicación más eficaz entre todos los implicados. En el mundo de la empresa esto se traduce en trabajadores más motivados y productivos.